To top
22 Jun

Aumenta tu belleza en la playa

Sol

Reduce, reafirma, tonifica… El agua de mar hace esto y más de lo que te imaginas por ti. Y también la arena, el sol y la brisa. Este verano elijo la playa para mis vacaciones y  de paso regalo a mi cuerpo belleza y salud natural.

Las vacaciones siempre sientan bien y si eliges costa puedes sacar un partido extra. El clima es tonificante y estimulante, pero además la playa puede convertirse en el mejor spa. Para empezar, el agua es un cóctel de sustancias básicas para nuestro cuerpo: yodo, potasio y sodio, azufre, calcio, silicio… Y el vaivén de las olas, el mejor masajista. Descubre cómo aprovechar todo su poder y el de la arena, la brisa y el sol para remoldear tu cuerpo, alisar tu piel y ganar salud física emocional.

Playa1

 

Olas, las mejor aliadas de la celulitis

Una sesión de masaje. El continuo movimiento ondulatorio de las olas activa el sistema muscular y proporciona una mayor elasticidad y firmeza a los músculos. Además, las sales del mar son un eficaz tratamiento anticelulítico. ¿Cómo aprovechar sus efectos? Simplemente tumbándote en la orilla una media hora al día dejando que las olas lleguen a ti. Fácil y efectivo.

Mejora la circulación

El agua ayuda a tonificar las piernas y es muy beneficiosa si tienes problemas de varices o circulación en general. La presión hidrostitática del agua provoca una compresión de las zonas del cuerpo que se encuentran sumergidas en el agua, y también del sistema venoso, activando la circulación.

Es fantástico realizar ejercicios dentro del agua…ni te imaginas lo que remodela tus piernas. Nadar es el mejor y mucho más si es dentro del mar. Pero si te da miedo o simplemente no te gusta, puedes caminar por la orilla, que ayuda a reafirmar también y eliminar líquidos.

Vientre plano

Entra en el agua hasta que te llegue a la cintura y recorre la playa, de una punta a otra andando. Es un ejercicio excepcional para el vientre y los glúteos. Y si eres de las que les gusta  saltar las olas…que sepas que también tonifica y reafirma ya que ejercitamos casi todos los músculos.

Exfoliante de piel

Una piel joven se desprende  de forma natural de entre 30.000 y 40.000 células muertas por minuto, pero con los años este proceso se ralentiza. Si a esto añadimos que en verano la dermis se renueva más rápido para protegerse del sol, podemos encontrarnos con una piel más gruesa y áspera. Exfoliarse es la solución, y la arena lo mejor.

Mezcla arena y agua y da masajes sin presionar mucho, para no irritar, sobre aquellas zonas que quieras exfoliar: codos, pies, rodillas…Una vez por semana bastará para no dejar la piel desprotegida y provocar el efecto rebote: en las pieles grasas se estimula la producción de sebo, y las secas se deshidratan aún más.

El sol que todo lo cura

Ya os he hablado en numerosos post de los efectos nocivos que tiene tomar el sol en exceso. Pese a ello, tomado con moderación, el solo no solo es necesario para el buen estado de los huesos (favorece la síntesis de vitamina D y la calicifición ósea), sino que también mejora el aspecto de la piel con acbé, psoriasis y eccema atópico.

Tomar el sol también mejora nuestro estado emocional, algo que tiene consecuencias en la piel, dejándola más relajada y desestresada. Recuerda evitar exposiciones muy largas y el sol de las 12 a las 16 porque un exceso provocaría el efecto contrario.

Si te ha gustado este artículo. ¡¡¡Compártelo!!!
Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
No Comments

Leave a reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
mautic is open source marketing automation